La Patria Grande.


Llego a mi casa después de la empapada y después “secada” que me di en la misma jornada de trabajo. Un mañana de tormentas eléctricas y aguaceros, que al filo del medio día desaparecieron para convertirse en verano seco y húmedo con un sol abrazador que pasó del encanto a  confabulador de la insolación.

Almuerzo y me siento a revisar los  medios escritos de la Patria Del Criollo,  y no me sorprende leer en elPeriódico, el informe de la Organización de Las Naciones Unidas (ONU), en donde avispa que el 49% de criaturas menores de  cinco años, sufren desnutrición crónica en Guatemala.

Tristemente este tipo de noticias ya no causan alarma, como tampoco la cantidad de personas que mueren diariamente víctimas de la violencia. Mucho menos causa furor; visualizar desde el otro lado de la calle, a la cantidad de guajeras y guajeros, que recogen basura en el relleno sanitario de la zona 3. Entre infancia taciturna, adolescencia sin sueños y madres y padres que buscan entre el desecho, el sustento temerosas/sos del día de mañana.

Pienso: ¿y si nos vamos a husmear al porcentaje de analfabetismo? ¿La cantidad de niñas y niños que son explotadas/dos laboralmente? ¿La cantidad de criaturas que piden dinero en los semáforos? ¿Las niñas  y niños que son abusadas/dos en trata de blancas? ¿El número de chapinas/nes que emigran sin documentos hacia el país más poderoso del mundo? ¿Cuántas criaturas se van a dormir engañando al hambre  y al desconsuelo?

Casualmente mientras leo en la versión “Online” también reviso en las redes sociales, en estas las personas se prestan para comentar  con soltura. Tampoco me causa espanto, el vocabulario soez con que estas se expresan en contra de Guatemala. Sí, guatemaltecas/cos que viven fuera de las fronteras patrias, y que desde la lejana diáspora, lanzan veneno al tan sufrido suelo que las/los vio nacer.

Y la cosa no varía  en nada con la gente cubana que vive  en USA. Se sienten protegidas y solapadas por el poder del capitalismo e imperialismo del país que han adoptado como propio.

Escuchar a un/una cubano/na hablar respecto a Cuba, en tierra gringa, te hace agradecer que ese tipo de gente, por fin, esté fuera de la isla. Claro que nunca voy a generalizar, hay sus excepciones, en todo.  Lo mismo me sucede  con gente guatemalteca, que en un 98%  puedo deducir detestan, y escupen desde la distancia  la tierra del Popol Vuh  y de Rabin Ajau,  según  mi experiencia migratoria.  Entrar a los (en los) foros de los medios escritos y las redes sociales y leer los comentarios; realmente es un atentado.  Y lo que causa desconsuelo es que la gente antes de escribir su opinión, hace la aclaración: “yo vivo en USA” pero… tal y tal cosa. Las tres letras juntas, hacen sentir en una zona de confort a cualquier  hija/jo de vecina/no, para lanzar cuanta piedra pueda al ya soterrado país que no logra salir del subdesarrollo.

Señalar, lapidar, ajusticiar, pareciera ser un sinónimo del pensamiento del o la migrante vende patrias. Y en este colorido ramo, no puedo dejar de mencionar dos clases de buitres: ex militares y ex guerrilleros.

Que aquí ambos expositores de sus bancadas, hoy disfrutan  desde la palestra las mieles del imperialismo. Se les olvidó por completo, a unos; que participaron en el genocidio, y a otros; que por traidores la tan afamada revolución guatemalteca fracasó, en ambos casos los exponentes, pueden concursar abiertamente por el certamen: traidor del año, de la década y del siglo. Todo quedaría en un empate y sin derecho a tiempo extra y serie de penales.

Me ha tocado  conocer a “presuntos ex guerrilleros” que con todas las ínfulas, manchan el sueño que fuera de más de una generación; pero por más aires de grandeza y de valor que quieran aparentar, de un vistazo te das cuenta que muy probablemente a la hora de rajar ocote, se orinan en los pantalones. Y hay tantos de ellos, husmeando por donde menos te imaginás, que tal cual babosas, arrastrándose,  es necesario echarles de cuando en cuando, unos granitos de sal. Aquí; algunos se mueven entre las aguas negras, con un bajo perfil, mientras que a  otros;les gustan los luzazos en la loza: ambos ejemplares (ex militares y ex guerrilleros) son dañinos a la salud y producen el mal de ojo y el mal de camioneta. 
Lo mismo sucede con  gente de Cuba (hoy precisamente escuché a un espécimen) que aquí  porque tienen carro de último modelo, (que por pagarlo dejan de comer) piensan que son parte de la cúpula de gente de ojos azule
s y pelo rubio.  Y son catapultados a el espejismo que causan los rascacielos.

Aquí, con y sin papeles no estamos mejor que en Latinoamérica, siempre seremos tratadas/dos, como personas de tercera categoría, quien no  tenga los pies bien puestos sobre la tierra y asimile tal humillación; es otro paisaje. Aunque debo de aclarar un punto sumamente importante: gran parte de la población norteamericana desconoce las atrocidades realizadas por el gobierno de su país, a tierras en desarrollo.
 Algo que he aprendido en mi autoexilio  estadounidense, -y es que hay un punto muy importante: yo cuando vine, estaba tan lejos de saber las fechorías y la  viveza de la política externa del país en donde vivo, buscando por mi propia cuenta, entre libros, películas, artículos y escuchando testimonios de personas exiladas he aprendido – es saber diferenciar a los tacuacines; que por lo general, nunca son claros, tienen doble moral, una facilidad para manejar los hilos de la mentira y son profesionales en el arte de utilizar la ingenuidad de las personas, como dije antes, los hay de ambos bandos. Ultraderechistas  y los izquierdistas de mierda. –A quien le quede el guante que busque su par-.
Y lo  más austero, es que no regresan al país, hasta que lo hagan por la puerta grande: ¡con un puesto en el gobierno! Típicos avorazados: como si no supieran que el cambio comienza  desde el subsuelo, pero es tradicional del tacuacín: ¡buscar la macolla! También: es justo y necesario, reconocer la labor de las pocas personas que desde el exilio, se unen al  trabajo de hormiga, en busca del desarrollo y el avance y la luz para la Patria del Criollo.

Aquí tampoco aceptan traidores, aquí te mastican,  y si es necesario te adulan (como en Guate), pero no te tragan.

 Desde aquí la gente guatemalteca vende patrias, lanza  residuos a Cuba, al socialismo y a un Fidel que acusan de dictador. Pero en Guatemala estamos peor que en Cuba. Ni desde Guate podemos ni tenemos derecho de despotricar en contra de la isla. Cuando somos un país que se hunde en la hambruna de nuestra infancia, en el analfabetismo de niñas/ños  y adultas/tos. ¡Nos falta tanto camino por recorrer!

Cuba no sufre de la violencia extrema en que sucumbe Guate todos los días. Por el contrario Cuba, crea becas  e invita a estudiantes de países latinoamericanos a estudiar en sus universidades. Envía doctoras/res, entrenadoras/res, catedráticas/cos a fortalecer el sistema de salud, educativo y deportivo del país.

Si necesitás estadísticas andá a la página de la ONU y también a  la de CONALFA, y te percatarás con porcentajes puntuales.

Guatemala no está mejor que Cuba, por el contrario tenemos mucho que aprenderle. En inicio a unirnos al sueño del hombre que hoy hace 228 años nació para cambiar el rumbo de la historia de Latinoamérica: Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar y Palacios Ponte y Blanco: Simón Bolívar. ¡El Caudillo de la Independencia Hispanoamericana! ¡El Libertador!

 ¡Viva Simón Bolívar! ¡Viva Cuba! ¡Viva Guatemala! ¡Viva Che Guevara! ¡Viva el Socialismo! Y ¡Viva la Patria Grande que un día seremos!

Ilka Ibonette Oliva Corado.
Julio 24 de 2011.
Cuna del Imperialismo.

3 comentarios

  1. …y es que Edelberto Torres-Rivas explicaba en una entrevista, que la pobreza deja de ser una cuestión económica y pasa a ser una cuestión moral. Cuando en un país mueren miles de niños y niñas antes de los 5 años, por enfermedades perfectamente controlables con una buena nutrición y acceso a servicios básicos, es una cuestión de moral que el resto de la población ignoremos ese hecho y cerremos los ojos y oídos ante tamaña atrocidad. Somos, en efecto, un país de inmorales.

  2. A pesar del bloqueo ecnonomico, impuesto desde 1961 por los Estados Unidos y, de otras dificultades que han incidido negativamente en el avance de la Revolucion. Cuba, ha logrado a lo largo de todo el proceso revolucionario avanzar significativamente en muchas areas, sobretodo aquellas que determinan el progreso y desarrollo del ser humano en su conjunto.

    Segun el IDH (Indice de Desarrollo Humano), implementado por la ONU y que, mide el progreso medio en tres dimensiones basicas del desarrollo humano: disfrutar de una vida larga y saludable, acceso a educacion y nivel de vida digno, Cuba; de acuerdo a datos correspondientes al 2,010 ocupa entre 169 paises, la posicion #53, por debajo de Chile(45), Argetina (46) y Uruguay(52) y por encima de Mexico(56) y de Costa Rica(62), mientras que Guatemala, muy por debajo, se ubica en la posicion #118, superada por El Salvador(90) y Honduras((108). Lo anterior prueba, al contrario de la desinformacion difundida por por los medios propagandisticos, que sirven a los intereses del gran capital internacional que, la realidad de Cuba es una muy distinta a la propagada.

    Con relacion a ciertos supuestos exmiembros de la insurgencia Guatemalteca, es de verdad deplorable la actitud asumida por estos pseudo revolucionarios, que sin reparo de conciencia o de principios, han arrojado por la borda toda pretension de luchadores, de combatientes por una causa; la causa de Guatemala.

    Y SI!! QUE VIVA LA PATRIA GRANDE QUE UN DIA SEREMOS!!

  3. Ilka la patria del criollo de don Severo Martinez Pelaez es un tremendo libro de estudio, el que quiera aprender un poco de nuestras historia tiene que leerlo, asi con conocimiento poder opinar centradamente y no hablar babosadas sin fundamento, la felicito para escribir hay que leer, prepararse, empaparse, para poder sacar propias conclusiones, asi poder ensenar al ignorante de donde venimos y quienes somos.

Deja un comentario