El Camino de Nelson Mandela.

Por la justicia, la libertad y la democracia.


Ahora que en  los últimos meses ha estado en hervidero el asunto de la política en Guatemala, y ha salido a la luz un tanatal de saraguates y macacos, que con mano de mono quieren tener su “mordidita”, también merodean por las calles las masacuatonas boas y cobras… algunas: el veneno en la lengua para adormecer a cualquier “aun indecisa persona” y llevarla encostalada hacia el partido político al cual le hacen “la barba”.

Y es que la política en sí no es sucia, quienes la contaminan son las personas que la utilizan para oprimir, engañar y robar a un pueblo  que ya de por sí, agoniza en el umbral del olvido. Un pueblo cansado de perder batallas en busca de igualdad. Un pueblo que grita para ser escuchado, más sin embargo durante  más de quinientos años ha sido ignorado.

La política: una herramienta vital para los cambios. El pueblo: su voz estruendorosa un día se dejará escuchar… 

La  mayoría asociamos con la política a personas deshonestas, tranceras, asesinas, opresoras, de doble moral y criminalmente buenas   en el arte de engatusar. Es lo que hemos venido viendo y viviendo: un desencanto total.  Y sí seguramente a través de la historia mundial han existido personas honestas que han utilizado la política como herramienta para liberar pueblos. Muy contadas con los dedos de la mano. Sin embargo hay incontables mártires que han dejado su vida como pago, en pro de un mundo mejor. Con oportunidades y derechos. Quienes han estado en contra de la impunidad, del olvido y de la injusticia. Quienes han creído que un mundo mejor es posible. Y quienes han soñado –con la cada día más lejana- igualdad total.

¿Cuántos nombres?, ¿cuántas vidas? ¿Cuánto sacrificio a través de los siglos por aquella utopía? Se dice que quienes se sumergen en esas aguas revueltas, hablan con Dios y con el Diablo. Sin embargo no creo que una persona pueda servirle a dos patrones. Hay quienes sí,  bailan al son que les toquen. Camuflagean con un profesionalismo a la MacGgyver y las Tortugas Ninja. Escurridizas como los juilines en río. Y tiene el poder suficiente que con la barita mágica de Harry Potter, mandan a desaparecer de la faz de la tierra a cuanta persona se interponga en su camino. Entre esas tremendas personalidades, se encuentran: los venda patrias, tiranos, lacayos, genocidas y los recién estrenados “macacos con mano de mono” una especie  -que quisiera fuera en extinción-  que antes trabajaba entres sótanos y calles oscuras, hoy  salen a las redes sociales, siendo esta tierra fértil, para lanzar los costales y atrapar a “ignorantes con y sin título universitario”. Esos macacos que antes eran  bulto en los mitines y discursos de presidenciables, esos que hacían  repartían volantes y “se ofrecían a conducir los carros o jalar las cajas de agua” hoy se han especializado en  llenar de colores las redes sociales.

 Espacio público, en el que cualquier persona que tenga acceso a Internet puede interactuar. La mayor parte de la población guatemalteca que vive en la hambruna y miseria, no tiene acceso  a “ese lujo de la tecnología”, entonces para aquellos lares, mandan a saraguates que están en proceso de entreno, a: regalar pachones, playeras, gorras, y botellas de agua en nombre del “tacuacín o tacuacina” que anda en busca del mejor hueso: la presidencia. Ya estamos cansadas/dos de tanto tushte “la matateroterolá”, ciertamente no hay un partido político, que  quiera trabajar en el cambio y la construcción de una Guatemala próspera. Por el contrario, la mara va aborazada en carrera de cuatrocientos metros con estafetas; pasándose de mano en mano la culpa de los asesinatos políticos, del problema con el agua potable, la violencia y las tripas vacías de la infancia sin sueños que acunan los cerros olvidados en la provincia.

Me pregunto, ¿será que hay probabilidad de un cambio? Te pregunto: ¿pensás en que se puede soñar con un cambio? ¿Qué estás dispuesta/to a hacer vos por contribuir? ¿Un voto? Un voto no es suficiente.

¿Hasta dónde llegaría tu sacrificio porque se pudiera escuchar tu voz? ¿La voz rugiente del pueblo? ¿Qué estás haciendo actualmente por esa causa?

Yo tengo el nombre de algunos hombres que dieron más que un voto, por el derecho a la libre expresión del pensamiento, por el derecho a opinar,  mujeres que dieron su vida para que nosotras hoy podamos votar, quienes murieron  alrededor del mundo por la reforma laboral, afroamericanos que fueron asesinados por defender su color de piel, que murieron en pro de la igualdad de derechos que murieron combatiendo el racismo.

Ejemplos de lucha, perseverancia, trabajo, honestidad y valentía, seres que revolucionaron todo un siglo y sobrevirarán el paso del tiempo, porque su trabajo en pro del pueblo alcanzó la inmortalidad:

Mohandas Karamchad Gandhi, el hindú que forma parte de los grandes teóricos que modificaron “la codificación y configuración” de la política e ideológica en el mundo en el siglo XX.  Martin Luther King, un pastor estadounidense que supo medular muy bien la religión con la lucha por los derechos civiles. La inmortal Rosa Parks, la estadounidense defensora de los derechos civiles, pasó a la historia el día que se atrevió a sentarse en un lugar  en un autobús que era  designado solamente para gente blanca.

Los franceses: Francois Dominique Toussaint-Louverture, Jean-Jacques Dessalines, los franceses que lideraron la revolución que pondría fin a la esclavitud en la isla de la colonia francesa Saint Domingue, que posteriormente se convirtiera en la República de Haití.

En Guatemala: las y los mártires se cuentan por cientos; estudiantes, obreros, panaderas, campesinos, catedráticas… algunas de aquellas personas pasaron a la historia y traspasaron la neblina de la inmortalidad. Y diría que la embajadora –tristemente- y voz de aquellas personas silenciadas es nuestra Premio Nobel de la Paz a la que nos atrevemos a llamar con alevosía y ventaja “India”  “ La Menchú” como si de alguna tu cuata o tu ex traida se tratara. Cuando aprendamos a aceptarnos como una nación multiétnica, multilingüe y pluricultural… tal vez habrá un espacio mayor para ella y para el 60% de la población que conforma nuestra nación.

No puede haber una revelación más intensa del alma de una sociedad que la forma en que trata a sus niños. Nelson Mandela.

Ejemplos de lucha en derechos civiles los tenemos por costaladas, otras personas han ya andado el camino que nosotras/tros son las horas y no encontramos el comienzo. Han dejado huella para que sigamos sus pasos. La política  nos incumbe a todas y todos. No nos debería de dar miedo participar. Opinar, hacer, construir.
Mañana cumplirá 93 años, el *Afroamericano que dejó 27 años  de su vida en una cárcel de alta seguridad en su país de origen, culpable de: luchar contra la opresión y la injusticia. Nelson Mandela. Las Naciones Unidas, han decretado el 18  de julio como el Día Internacional de Nelson Mandela (desde el año 2009). La organización mundial, invita  a que dediquemos 67 minutos de nuestra vida a colaborar  por la igualdad, sería    nuestra forma de homenajear al gran Nelson Mandela. Quien ha trabajado por una cultura de paz y libertad.

Habiendo dedicado él 67 años de su vida al servicio de la humanidad: como abogado defensor de los derechos humanos, como preso de conciencia, trabajando por la paz y como primer presidente elegido democráticamente en una Sudáfrica libre.  Renunció a su derecho hereditario de ser jefe de una tribu Xosa y luchó contra la opresión de “las y los negras/gros sudafricanas/nos”. Su ideología: un socialismo africano; nacionalista, antirracista, y antiimperialista.

En 1948 llegó al poder de su país, el Partido Nacional que institucionalizó, la segregación racial, creando el régimen del apartheid. Inspirado en Gandhi, luchó promulgando métodos de lucha no violentos. Organizó campañas de desobediencia civil  contra las leyes segregacionistas.

El Premio Nobel de la Paz es también reconocido en su pueblo como Mandiba, siendo este nombre  un título honorífico otorgado por los ancianos del clan Mandela, también es llamado Tata.

En la pasada Copa Mundial de Fútbol de la FIFA, realizado en aquel país africano, Nelson Mandela pasó desapercibido,  los ojos del mundo estaban puestos en  el balón y en los jugadores. Hubiese sido una excelente oportunidad para colocar a Sudáfrica ante los ojos del mundo, y a su líder Mandiba. Pero en algunas ocasiones, lastimosamente el deporte es autónomo y no tiene nada que ver con pobreza, hambruna y opresión. Digo en algunas ocasiones, porque todo depende de  a quienes convenga o no,  que se toquen estos temas en la luz  pública. Pero en la lucha contra la opresión el racismo y la desigualdad, deberíamos de luchar todas y todos, sin  importar credos, color, ni razas.

Nunca, nunca y nunca otra vez debería de ocurrir que esta tierra hermosa, experimente la opresión de una persona por otra. Nelson Mandela.

Mandela es un ejemplo para esta juventud que no se atreve a soñar,  para las y los adultas/tos que están cansadas/dos de arar en el mar. Mandela es un ejemplo para Camisas Blancas y playeras rojas, verdes, amarillas, azules… macacos, saraguates, boas, masacuatas, cobras… Mandiba es un Revolucionario Viviente, uno  de los llamados inadaptados, un antisocial, un resentido social como suele llamar el capitalismo a todas aquellas personas que se atreven a alzar la voz y
pensar diferente.

¿Y vos, sos antisocial?

Porque ser libre no es solamente, desamarrarse las propias cadenas, sino vivir en una forma que respete y mejore la libertad de los demás. Nelson Mandela.

Un ejemplo para vos y  para mí. ¿Te quejas de violencia en Guate? ¡Comenzá a erradicarla viéndote al espejo y amando lo que se refleja en el! Trabajá siendo factor de cambio en tu casa, en tu cuadra, en tu colonia, en tu trabajo. La única forma de avanzar, es empezando por nosotras/tros misma/mos. Recordá que si voy estás leyendo este escrito, hay cientos de miles que en Guatemala y el mundo, no han tenido la oportunidad de aprender a leer y escribir.

 ¿Qué podemos hacer por ellas y ellos? ¿Culpar al gobierno? ¡Esa esa canción vieja! Aunque claro que es obligación del Estado. ¿Pero y nostras/tros? ¡Nos rascamos la panza mientras tanto! ¿Y qué tal si ayudamos a alguien a leer y  a escribir? ¿Jugamos una ronda con las y los niñas/ños de tu cuadra? ¿Le dás tu sillón en el bus a el abuelo o la mujer emabarazada? ¿Si no tirás basura en la calles? ¿ si decís buenos días y dás un abrazo? ¿si le das jalón en tu carro a la gente que trabaja en mantenimiento en tu oficina? Digo… para ir limpiando el camino…

¿Qué decís aceptás el reto?, ¡yo ya lo acepté! ¡Uníte! ¡Intentemos andar por el Camino de Nelson Mandela!

La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo. Nelson Mandela.
*(Corrección, ayer escribí Afromericano  en lugar de escribir Sudáfricano, al referirme a Nelson Mandela, fue un error y confusión de palabras, no de conocimiento. Ilka. Julio 18, 6:45 P.M.)
Ilka Ibonette Oliva Corado.
Julio 17 de 2011.
Estados Unidos.
En las vísperas…

Un comentario

  1. No creo que en estos momentos exista en Guatemala, un personaje o lider politico, con los arrestos y la capacidad, pero sobre todo el patriotismo, como para emular las hazanas de alguien como Nelson Madela, quien haciendo a un lado todos sus privilegios, se entrego en cuerpo y alma a la causa por la liberacion de su oprimido pueblo. Fue Mandela y su Cogreso Nacional Africano, los estandartes en la lucha por la liberacion de Sud-Africa de la opresion colonialista, que habia impuesto sobre la mayoria negra Sudafricana, esa monstrosidad llamada, Apartheid.
    Al contrario en Guatemala, lo que tenemos, o pasa por liderazgo politico, es toda una piarra de especialistas en corrupcion y demagogia, que han convertido al pais en toda una calamidad, en donde hasta la esperaza pareciera que se ha extinguido. Pero no todo es culpa de los politicos y de los gobiernos que estos dirigen, pues un pueblo, como el guatemalteco, que rehusa a su papel contestatario, de actor politico principal y, acepta o se hace el baboso ante tanto atropello, es igual de culapabele o mas aun, que aquellos criminales, que escoge para que le gobiernen.

    Nuevamente gracias Ilka, por tu valioso, como tambien valeroso y generoso aporte, en pro de una Guatemala digna y prospera.

Deja un comentario