Busco Novia Jacarandosa….

..Y una musa para mis noches de desvelo.

Ayer me enteré de lo que significaba un Estado Laico, cuando una amiga colocó un post en su jetabook, hablando del tema. Pero como la Negra que tiene Tumbao, no sabía el significado, se fue inmediatamente a un amansa burras, y  al pedalazo encontró la explicación.

Ya sabiendo lo que significa un Estado Laico y a petición de mis “seguidores y seguidoras, amigas y amigos, ex tráidos, agarres, prenses y soques” hoy sí acepto  ser la batucada de Tropicomplacencias al Instante. Mi blog es  mi diario y como diría Gioconda Belli: es mi bitácora.
Pero me estoy pelando, porque antes los diarios eran privados,  vaaa, ahora que existen estas herramientas  en Internet,  pues quedan también, archivadas, todas la pato aventuras y nostalgias, y quejas y  un resto de sentimientos más: allí al alcance de toda la mara. Amigas/gos y enemigas/gos. Antes no creía en que una persona pudiera tener enemigas/gos pero ahora, ¡ya voy midiéndole el agua al caldo! Mi único pecado: ¡escribir mi forma de pensar! Que es simplemente eso,  no siempre tengo la razón,  y no pretendo que mi palabra sea ley, es normal que quien me lea no  piense igual que yo, pero es que también, qué aburrido que toda la mancha pensara igual. Para eso existen los colores y cuatro estaciones al año.

Bueno pues, a lo que te truje Chencha es decir; Picále Negra que llevo prisa. Ayer; las redes sociales eran  un hervidero,  y sí; gracias a ellas, quienes estamos fuera de la Patria, podemos estar al día de lo que  acontece dentro y fuera de las fronteras.

Pues el tema del día, la opinión de las y los presidenciables  entre todo, el tema homosexualidad y matrimonio.  Y la revoltura que hicieron al meter a Dios, y la biblia   una gran carroceada le pegaron a la iglesia, esas personas de doble moral. Para unas cosas sí está la iglesia presente, pero para las otras urgentes y necesarias…  la mandan a chompipear.

Ayer yo comentaba, que ya es justo salir del agujero en el que estamos, no podemos venir como pueblo y exigir;  una sociedad justa, sin opresión e igualitaria, si tenemos como carta de presentación la homofobia. No podés venir a pedir con una mano y con la otra lanzar piedras. ¿O chicha o limonada? Estoy sorprendida de la cantidad de personas con homofobia que existen en mi país, echále pluma ¿y el resto de mara que no está en las redes sociales? De esas personas puritanas  que viven metidas en las iglesias y dándose tres golpes de pecho y colocando a Dios como bandera. La biblia fue creada por hombres… escrita e interpretada por un sociead patriarcal. Yo no tengo nada en contra de ninguna religión, ni tampoco  lanzo por la  borda, estudios de personas “expertas en cuestiones de piscología” porque ahora me salieron psicólogas y psicólogos, con grandes estudios en la materia.

No muchá, agarren vara,  la naturaleza no se puede forzar,  aquí  no se trata de ver qué fue primero ¿el huevo o la gallina? Igual si  la persona  homosexual,  ¿nace o se hace? Aquí el asunto es la urgencia de un avance como sociedad,  necesitamos pero para ayer,  caminar hacia la igualdad concreta.

No somos persona morales, ¡Qué levante la mano quien lo sea! ¡Hagan fila pues! Entonces por qué venimos a hablar de valores si carecemos de ellos. Quienes somos para venir a tirar piedras, ¿dioses, diosas? ¿Qué nos creemos para decidir y juzgar la identidad sexual de cada persona? ¿Hacer leyes que les prohíban obtener los derechos como cualquier conyugue heterosexual?, ¿por qué?

Hay estudios… investigaciones… científicas… por grandes “expertas y expertos” en emociones y comportamiento humano, genes y cuanta babosada…  y se atreven a decir que es una aberración de la naturaleza, una desviación… el amor no es una deviación y cada quien tiene derecho a amar y a vivir su sexualidad como quiera.

No cometamos el error de nuestras/tros antepasadas/dos, urge, es necesario,  erradicar de raíz la homofobia, el desprecio, la indiferencia, todas y todos tenemos derecho a escoger cómo queremos vivir, sin ser juzgadas/dos por amar a una persona de nuestro mismo género.

Me causó curiosidad que las y los presidenciables no   mentaran a Dios, en asuntos de  hambruna, de feminicidios,  de niñez abandonada y olvidada, de una inexistente herramienta de educación y oportunidades de trabajo para la  gente del séptimo sótano de las clases sociales. ¿Por qué en esos temas no existe Dios? Copiaré uno de los post (¿o posts?) de mis amistades, del día de ayer: Guatemala tiene un Estado laico: las creencias religiosas son cosa privada que no tiene NADA que ver con una contienda electoral. Pero si la CEG organiza un foro donde los candidatos hablen de moralidad, debieron preguntar sobre la desnutrición que mata hijos de Dios, las altas tasas de criminalidad que mata a hijos de Dios… …la falta de acceso a educación que tiene un gran número de hijos de Dios, y no sobre fertilizaciones in vitro, aborto y familia, que son temas mucho menos importantes. ¡Qué asco de doble moral!

En fin que recibí comentarios de pastores, sacerdotes, un resto de “profesionales” en diferentes ramas (y chiriviscos)  y respeto su opinión y sus puntos de vista. Pero lo que no tolero, es la doble moral, no podemos pedir y exigir igualdad, cuando nosotras/tros  mismas/mos, estamos enjuiciando a personas por tener distinta identidad sexual.

Y bueno, desde que vengo escribiendo  respecto al tema de la homosexualidad, han llegado muchos correos,  -en pro y en contra-  y cuestionamientos respecto a mi identidad sexual, ayer en la noche, mucha gente me preguntó: ¿Por qué defendía tanto a la comunidad homosexual? ¿Acaso yo lo era?

Y pues, como tengo un blog, bitácora que mis amistades y mis enemistades leen, (ojo que enemistades no porque yo pelee, simplemente defiendo mi punto de vista, el tiempo de las trompadas los dejé en mi adolescencia) pues por aquí contesto: hasta el día de hoy  que yo sepa no hoy homosexual,  pero no sé si el día de mañana mi colgazón llegara a ser una mujer, no tengo problema en vivir mi sexualidad, y lo sntiré mucho por la cantidad de amigas y amigos que perdería. Y siento, si también se retiran lectores y lectoras de mi blog. Es mi forma de pensar y apoyo totalmente el matrimonio entre personas homosexuales,  -de ambos géneros, detesto la palabra: lesbiana-.

 Algunas personas vienen atizándome desde hace mucho, por cierto,  hombres y mujeres muy conservadoras/res y de doble moral. Pensaron que no me atrevería a decir públicamente mi opinión y mi sentir.  Yo soy  lo que leen, no tengo revés. Siempre he pensado que el asunto entre mujeres es más provocador: hay más pasión, sutilidad, inteligencia, sensualidad y entrega.  Es un mundo totalmente desconocido para mí, pero si el amor me llegara en  forma de mujer  seguramente caería rendida a los pies de la  musa.

Pero hoy mis letras no son para hablar de pasión y asuntos de alcoba sino para: exponer mi postura que no es más que la de una humana y mortal, que mañana se comerán los gusanos. Lucho por la igualdad concreta, -en esta ocasión mis letras son mi recurso más próximo-  y esta no puede ser si la homofobia está de por medio. Es un tema muy serio, porque no solamente existe el rechazo emocional y físico, sino también la agresión  y en muchas veces los asesinatos causados por la homofobia.

Aceptación por las personas diferentes, que al final todas lo somos, nadie aquí ha nacido en el mismo molde, es por eso que en este mundo hay diferentes colores, tonalidades y texturas, son necesarias: la diversidad nos engrandece. Y respecto al tema: moralidad… yo digo que la mayoría salimos perdiendo.

Soy heterosexual…  (Hasta el momento) que no debería de aclarar porque mi sexualidad solamente a mí me incumbe, pero por si las moscas: busco novia jacarandosa…  para musa y para dueña de mis noches de desvelo… 

Dejo dos frases para ver si en alguna encuentran consuelo, las personas homofóbicas; la lucha por la igualdad es de todas y todos:

“Cuando los nazis apresaron a los socialistas no dije nada, porque yo no era socialista. Cuando encarcelaron a los sindicalistas, no dije nada, porque tampoco era sindicalista. Cuando se llevaron a los judíos, no protesté, porque yo no era judío. Cuando al fin vinieron a buscarme a mí, no había ya nadie que pudiera protestar” Martin Niemöller.

Para combatir el antisemitismo no hace falta ser judío, como para luchar contra el racismo no hace falta ser negro. Lamentablemente, a veces parece que para combatir la discriminación de la mujer hace falta ser mujer. (Soledad Gallego-Díaz)

Este escrito se lo debía  a varias personas; aquí estoy, (mis poshorocas/cos) como siempre, reivindicándome con la lucha de una igualdad concreta. Humildemente desde mi bitácora.

Solidariamente… La Negra que Tiene Tumbao (tenía). Mis respetos y mi apoyo a la comunidad homosexual y por supuesto en especial a mis amigas y amigos; ¡son mis amores!

Posdata: acepto comentarios públicos. Por favor no nos encerremos a un correo electrónico.

Ilka Ibonette Oliva Corado.

Julio 14 de 2011.
Estados Unidos.

2 comentarios

  1. Estoy totalmente de acuerdo contigo, yo tambien defiendo los derechos de los homosexuales, no es justo discriminar a NADIE, no me importa de que raza, etnicidad,color, religion, genero, ni orientacion sexual. Y si los gays se quieren casar, que lo hagan, ellos tambien deberian de tener el derecho a ser infelices, no crees? Eso de que el matrimonio es sagrado… porfavor, fue sagrado el matrimonio de Brittany Spears en Las Vegas que duro un dia? Son sagrados los matrimonios donde el esposo abusa de su mujer? Son sagrados los matrimonios que suceden a raiz “accidente”? NO. Estoy de acuerdo contigo, BASTA LA DOBLE MORALIDAD!!!

  2. No soy muy dado al uso del termino moral, pues me parece un concepto con un grado enorme de abstraccion, que requiere un nivel de absoluta certeza para poder concretizarlo con toda la autoridad del caso. En otras palabras: tendria que ser un asunto de suprahumanos, el dilucidar tal condicion (moral), pues los actuales, no hemos podido alcanzar, mucho menos, superar la condicion de humanos. En todo caso, pienso, seria un asunto de dioses determinar esto, si es que tales invisibles seres actuan, mas alla del bien y el mal.

    Pienso que el homosexualismo, como el heterosexualismo existen independientes de categorizaciones morales, son una condicion, un producto de los designios de la Madre Naturaleza con el que se nace y se muere. No hay nada, ni nadie sobre la faz de la tierra, que pueda impedir que la vida se manifieste en todo su prismatico esplendor. Y, aquellos que lo intentan, no hacen mas que exponer su deplorable estrechez mental, como su miserable condicion de seres humanos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.