¡Ahora resulta! ¡Cómo no Chon!

Fíjense pues… nos vienen dando atol con el dedo desde hace décadas… y hoy nos quieren atipujar la perolada de un solo trago.

 Ahora resulta que nada más y en  nada menos que en 72 horas, nuestra flamante justicia, dio con  dos de los culpables… no muchá, no quieran vernos la cara de “mulas”.  El pueblo parece ignorante pero no lo es, -sí hay un resto de mara bruta; es más  hasta por costaladas,  de esa que tiene el título universitario bajo la lengua… (Labiosos) pero no somos la mayoría-.

No pretendan hacernos creer que el sistema de justicia funcionó de pura guasa justo para  en esta ocasión. Tremendo veredicto es una ofensa para el nombre del Inmortal Facundo Cabral. Como siempre. La marioneta de la “justicia” las sanciones y el dedo inquisidor siempre jala para los arrabales…  y quien mueve los hilos y entreteje la madeja, acampa en “Las Casitas del Barrio Alto”.

Pero como aquí es una de cal y una de arena. Está bien les vamos a creer esa “gran casaca” de que atraparon a dos asesinos, ¿pero y los intelectuales? ¿En dónde están quienes dieron las  armas? ¿Quiénes planificaron con punto y seña? -¡En Estados Unidos!-.

¿En dónde están quienes macabramente pagaron a los asesinos? ¿Quién nos garantiza que no agarraron a esos dos hombres como chivos expiatorios? ¿Y los tacuacines sholones? ¿Quedan en como en las páginas de El Señor Presidente? ¿Quedan tecleados en el Papa Verde? ¿En dónde están?  ¿Acaso escondidos en los sobacos de Las Camisas Blancas? ¿Azuzando jampones desde los bancos de La Oligarquía?   ¿O andan  de mitines? ¿O tal vez culebreando a los herejes de  papá capitalismo? ¿Caminando libremente por las calles del país?  ¡Basta ya! Derechas y ultraderechas, media derechas, derechas y tres cuartas, centro derecho, ombligo derecho, y todas las clases de derecha que se quieran denominar; todas apuntan su nariz hacia el mismo sitio, las elegantes pero a la vez, asquerosas, Casitas Del Barrio Alto.

Ahora resulta que también los  tacuacines, conocían de Facundo Cabral, y cantaban sus canciones, y lo querían y sienten su  atentado. No señores y señoras, aquí o se es blanco o se es negro… el gris lo utilizan nada más los camaleones… esos que  bailan al ritmo que les toqués. Los que andan acarreando las aguas y hasta le limpian los vidrios del carro a los tatascanes, con tal de lograr un hueso en  el siguiente gobierno.

El pueblo no quiere más militarización, no queremos más chafas en el poder, no necesitamos más cuques opresores, no nos hace falta ser gobernadas/dos por  genocidas, no somos ganado para ser arreado por otras bestias,  lo que sí nos urge y era para ayer… es que se encarcele a esa manada de asesinos y vende patrias. ¿Qué se han creído? ¿qué con el atentado  de Facundo han logrado silenciar la voz del pueblo? ¿hand logrado amurrallarlo? ¿Acaso  piensan que  lo tienen de rodillas clamando por militares?!pues  no! ¡El pueblo no está muerto! ¡No lo tienten porque lo van  a despertar!

Exigimos justicia, pero no sólo por nuestro amado Facundo Cabral, sino por todas las mujeres  que han muerte víctimas de feminicidio, los choferes de camioneta,  por las personas que han sido secuestradas y desaparecidas,  nos urge una condena para  los asesinos de cuello blanco. El pueblo no solamente no quiere militares en el poder… tampoco desea ver a intelectuales –pero es que cómo es la mara de dunda va… se hacen llamar intelectuales, sólo porque tuvieron más  oportunidades… se les olvida que la inteligencia todo mundo la tiene lo único que nos diferencia es el exceso  a la oportunidad- a  gente de la oligarquía, ni señoritos de Camisas Blancas y sacos finos… todos al  igual llevan la mugre en el sobado…

No a las Camisas Blancas (no importa el partido) = oligarquía, capitalismo, prepotencia, alcurnia e impunidad.

Y quien no entienda de este movimiento, le encargo que se dé  una vuelta por las enciclopedias en Internet…  y comience por Las Damas de Blanco en Cuba, y Las Camisas Blancas en Honduras = Golpe de Estado. Lo malo de todo esto, es que han utilizado el color blanco, símbolo de pureza… para esconder su doble moral.

Por aquí les dejo un artículo a  militares  y ex militares   y oligarcas que se han encargado de llenar mi correo electrónico de insultos, para que se eduquen un poco y se les quite el aparejo que andana  tuto: http://www.albedrio.org/htm/articulos/m/mrmorales-497.html

Y para esas personas Camisas Blancas –algunas bajo de agua… muy sutilmente pero que lo son-  que me tachan de tener la efervescencia de una  adolescente universitaria… ¡se los agradezco! ¡En lugar de ofensa ha sido una flor!  Y mi  amor por mi USAC. El gran problema con algunos “petardos” es que al obtener el cartón –muchas veces comprado- lanza
n por la borda… el Gran Sueño Bolivariano… venden sus ideales y mastican el chicle –ya jugado-  que les lanzan con desprecio quienes manejan las marionetas de la doble moral. Algún saraguate me saldrá con que como diría Mercedes Sosa: todo cambia. Probablemente sí, pero le contestaría con la letra de la misma canción: “pero no cambia mi amor, por más lejos que me encuentre, ni el recuerdo ni el dolor, de pueblo y de mi gente.”

Disculpen si con mi opinión lastimo los tímpanos  de algunas personas, pero solamente estoy haciendo uso de mi derecho: la libre expresión del pensamiento.
Hoy regré al primer año de universidad… cuando se siente la efervescencia y el bochorno de la indignación.

Ilka Ibonette Oliva Corado.

Junio 12 de 2011.
Yankeelandia.

Un comentario

  1. Pues yo sí creo que los sectores de justicia han hecho un buen papel en el caso Cabral, por varias razones: la Dra. Paz y Paz ha demostrado, a lo largo de su carrera, ser una persona con mucha experiencia y conocimiento en el área criminal litigante. Así que mucha gente que trabajamos directa o indirectamente con temas de derechos humanos estamos contentas/os que ella sea la fiscal general, y en lo personal creo que se está desempeñando muy bien. Por el otro lado está la CICIG, que se creó precisamente para apoyar al sector justicia en cuestiones de impunidad, y hasta ahora ha tenido un excelente desempeño.

    Claro, indigna que los crímenes a personas guatemaltecas de a pie queden impunes, y que este crimen cometido a una figura pública se haya comenzado a resolver a las 48 horas, pero la fuerte presión internacional tenía que servir de algo, no? En todo caso, lo que debiera ser (y no se da) es que las/os guatemaltecas/os nos uniéramos para aplaudir esta investigación y también exigir que de igual forma que ésta se lleva a cabo con eficiencia, se fortalezca el sistema de justicia para esclarecer todos los crímenes y delitos a personas no famosas ni “importantes” y que el 98% de ellos no queden impunes.

    Viendo el asunto de lejos, las/os guatemaltecas/os tenemos siglos de desconfiar de nuestras autoridades porque sabemos -y nos consta- que sirven a una población pequeña del país, y por lo tanto estamos acostumbrados a que nos den atol con el dedo. Pero también eso significa que nos hemos acostumbrado a quejarnos tanto, que cuando al fin cumplen con sus obligaciones, no les creemos.
    Por eso es que yo traté de encontrar su lógica en la captura de dos de los responsables del asesinato de Cabral, y me hace sentido. Por supuesto, falta que termine la investigación, falta que vean quién conforma el resto de la banda (si es que es una banda, los autores intelectuales, si están sólo en Guatemala o también en Nicaragua, etc., pero creo que es un buen comienzo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.