Golondrinas Migratorias.

Y entonces… lo deciden, atribuladas  por la cruda realidad que les obliga a pensar en extender las alas y aventarse al vendaval… sin dirección, ni guía, más bien  movidas por la convicción de encontrar en ese horizonte un rayo de luz que les dé esperanza.
Apartan dos mudas de ropa, el dinero de un día laboral, se despiden de sus seres queridos, y parten  con el corazón roto y la mirada perdida, hacia ese destino  que muchas veces les conduce a la muerte. Dejan casas y aldeas vacías, lentamente el pueblo se va mudando de lugar, y lo cimientan en la añoranza que viven en tierras extranjeras.
Ellas son: las Golondrinas Migratorias; hombres y mujeres que aventuran cruzando fronteras, de incógnitas/tos sin ningún tipo de documentación que les acredite el paso en tierras extranjeras, caminan en las oscuranas de una realidad cada vez más voraz y sucia.
Realmente no tienen idea de lo que enfrentarán al lanzarse en tal hazaña. Son contados los Seres que logran llegar “al otro lado con vida”.

 Entre montarrales en donde se esconden policías y asesinos por igual,  ambos bandos esperando el paquete, hacer el contrabando y repartirse la marmaja. Trafican con vidas humanas,  con la misma facilidad  e insensibilidad como si de una parvada de loros –peteneros-  se tratara.
Quien emigra por su parte, debe tener y despertar habilidades de trapecista, de atleta y despabilar el sueño, andar las 24 horas del día, con los ojos pelados, con suma atención a su alrededor, porque un paso en falso y… se cae del vagón de La Bestia, se ahoga en el río,  muere de sed en el desierto,  y lo más temido: puede caer en manos de terroristas y asesinos. Policías y ladrones, en este juego no hay división; ambos mastican el mismo chicle.
La misma perversidad en mente y acción los domina, la salvedad es que: unos tienen la placa y el permiso para secuestrar y abusar,  y los otros lo hacen en las sombras,  con la bendición de la Seguridad Pública que en casos de migrantes, es inexistente.
¿Cuántos peligros? A cuántas circunstancias se tiene que arriesgar quien toma la decisión de emigrar de “mojada/do”. Por si fuera poco ya la de enfrentar el hambre, el sueño, el estrés,  carga obligada en la mochila que llevan a tuto, como para toparse con contrabandistas que abusan de mujeres y niñas/ños por igual. Utilizadas como carne fresca en prostíbulos, siendo víctimas de torturas.
Hombres y mujeres que surcan la línea del tren, nadan ríos y saltan cercos, con la única finalidad de llegar al país en donde los sueños son pesadillas.

¿Vale la pena arriesgarse así? Pero es tan alto el grado de pobreza y de miseria, que la mayoría de migrantes prefieren morir en el intento, a quedarse chapoteando en la zozobra, esperando que un gobierno  dirigido por ineptos, se apiade de aquellas personas que comen una vez al día,  de esas madres que llevan en sus faldas crías que lloran por comida. De esos padres que no pueden ya trabajar la tierra,  porque ya no la tienen, se las robaron, los propios gobernantes que tendrían que haberla cuidado.
México es una arteria principal en el paso de migrantes  de Latinoamérica, hacia esta nación CAPITALISTA, hablamos el mismo idioma, tenemos el mismo color y las mismas penas, las mismas frustraciones,  una historia compartida,  somos iguales. Pero ya en tierra Azteca, nuestra calidad de personas baja de nivel, y se acentúa en OBJETO DE COMPRA VENTA, somos trueque, entre narcos y policías. Ya no tenemos poder de decisión, porque nuestros movimientos ahora son manejados por grupos delictivos.
¿Y qué hacen los gobiernos al respecto? Se tiran la pelotita, culpándose  los unos a los otros.  México exige a Estados Unidos un alto a las redadas, pero en su territorio, asesinan migrantes.
No hace ni un año de la matanza, de aquella masacre en Tamaulipas, y hoy se ha realizado descaradamente un secuestro masivo,  en los vagones del tren asesino. Con el visto bueno de policías, soldados mexicanos y en contubernio con los maquinistas de la locomotora, grupos delictivos,  se llevaron a hombres, mujeres y crías por igual. Se teme que sean alrededor de 250  personas las secuestradas.

Por primera vez quienes sobrevivieron y lograron escapar, testificaron. ¿Pero y de los asesinatos que ocurren diariamente? ¿Los secuestros? ¿Las mujeres abusadas sexualmente? ¿Las niñas que son traficadas en la trata de blancas? ¿Los hombres que son expuestos a barbaries? Tan ineficiente es la Seguridad Pública, que ahora secuestran por costaladas en sus narices.
Pero no pasa nada, sólo son migrantes… son personas XX. Sos migrante sin documentos y te convertís en un ser sin nombre, sin
alma y sin cuerpo. Sos carne de buitres. ¿Hasta cuándo? ¿Quién dará la orden de parar con esta carnicería? ¿Cuándo se dejará de abusar y traficar con vidas? ¿Dará la orden el gobierno? ¿O será hasta que se cansen del juego los grupos delictivos? ¿Podrá Estados Unidos meter su cuchara en este asunto? Porque su labor no es solamente deportar por canastadas, si no quiere tener migrantes asaltando sus fronteras, debería ser el primero en salirse de territorio que no le pertenece.
La migración sigue aumentando cada día, en una carrera desesperada, se suman mujeres y sus crías,  en busca de aquello que brilla, producto del espejismo. Enajenadas las personas, se arriesgan a todo tipo de atropellos, con tal de llegar a aquel lugar, de donde se dice los sueños se hacen realidad. Pero la verdad es otra y muy cruda. Quien no la quiera ver, es otro paisaje.
¿De quién es la culpa? No sé de quién sea la culpa. Pero lo que urge es buscar una solución. Para evitar que más personas sigan arriesgando sus vidas, al cruzar fronteras atestadas de asesinos y abusadores. Es obligación del gobierno de cada país, velar por el bienestar de su pueblo.  Y en este caso en particular,  ser migrante no es un delito, ser migrante indocumentada/do no le concede ningún derecho  a policías y narcotraficantes, a  convertirse en semidioses y con ese poder decidir si te violan, de golpean, te torturan, te mutilan o te matan.
Una política que proteja a personas indocumentadas, es urgente en países en donde fluye el tráfico de migrantes. Una ley y  acciones que no les criminalice, que no les obligue a huir y a esconderse, por temor a ser víctimas del poder opresor de la delincuencia organizada –policías y narcotraficantes van de la mano-.

No; emigrar de forma indocumentada no es la solución, no es el camino, sólo quien vive en carne propia tal hazaña tiene la visión, esa vista de 260 grados, de la realidad, del desajuste, de la opresión, del pavor, del miedo, de ese sudor helado que se pega en tu espalda y en tu cuello,  en cada paso que das. Saborea el salitre que se escurre desde tus ojos, la adrenalina generada por la angustia. Y se apercolla a ese fino lazo, que es la diferencia entre la vida y la muerte.
Hoy mis letras las suelto al viento,  y las envío como buenas vibras y como protección, hacia aquellas Golondrinas Migratorias, que han decidido buscar el SUSTENTO en cielo extranjero,  a las   que en este momento están atravesando fronteras,  en todas partes del mundo. Y por quienes lo harán mañana, y pasado, y el resto del año… y el siguiente… y no pararán hasta llegar  a su destino o  tristemente morir en el intento.
Ilka Ibonette Oliva Corado.
Junio 28 de 2011.
Yankeelandia.

Un comentario

  1. Y, uno se pregunta como es posible que exista tanta impunidad? Mexico es probablemente, hoy en dia, uno de los paises mas peligrosos, inseguros y violentos del mundo. En donde criminales de toda calana; narcotraficantes, coyotes, secuestradores, torturadores, violadores, quienes en contubernio con policias y militares han convertido ese pais en un infierno que a diario consume la vida de decenas de personas, que como en el caso de los migrantes, en su mayoria Centroamericanos, su unico pecado es querer salir del hambre y la miseria.

    Todo esto es horrible y, tal parece que noy nadie que pueda parar esta carniceria humana. Existe un tal Plan Merida disenado por los Estados Unidos, dizque para combatir el narcotrafico en la region, pero mas bien parece,aunque no pase de ser una mera especulacion, destinado a eliminar a todos los pobres migrantes que cruzan el territorio Mexicano rumbo a los USA. Pues de esta manera se les evitaria a los gringos, el tener que lidiar, en su propia tierra con la horda de invasores; “illegals aliens” que, amenazan con destruir el American Way of Living.

    Algun dia probablemente se sepa los reales objetivos del Plan Merida; que opera con financiamiento, entrenamiento y armas(muchas de las cuales van a parar a las manos de los criminales Mexicanos),proporcionado todo por los USA, menos las victimas de esta salvajada.

    Y quien sabe, y a lo mejor algun dia la ONU decide establecer una comision, que investigue estos crimenes cometidos en contra de los infortunados migrantes, que muy bien podrian catologarse como egregias violaciones a los derechos humanos y, cuyos resposables deben ser castigados con todo el rigor de la ley.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.