Las Mujeres y el Balompié.

Hoy dio inicio la Copa Mundial de Fútbol Femenino Alemania 2011. Sin embargo no hubo bullaranga ni anuncios en medios de comunicación que festejaran en las vísperas.  No hubo uno de Coca-Cola que dijera: “come, vive y respira fútbol”, ningún patrocinador aportó para correr la voz en medios televisivos, radiales y escritos. No hay quinielas en las empresas de telefonía móvil. Ofertas en las agencias de viajes. ¿Por qué?  Si en el balompié femenino vas a ver la misma o mejor calidad en  técnica, táctica y dominio que en un juego de hombres. ¿Entonces por qué no tiene la misma cobertura?

Esa indiferencia es un ejemplo claro, de la desigualdad que existe entre ambos géneros y de  la inferioridad con que se ve al género femenino.
No importa la plataforma, el medio y las circunstancias, nuestro género siempre es señalado como el inferior, aunque nosotras demostremos que tenemos las mismas o mejores capacidades que los hombres.
¿Por qué no se les da la misma cobertura a los grandes equipos de fútbol femenino, como se les da a los de los hombres? Hay un Real Madrid, un Barcelona, un  Juventus,  un Inter de Milán, también los hay en la versión femenina, ¿y entonces? ¿Por qué razón no se televisan mundialmente al igual que el de los varones? ¿Cuál es la razón? Si hemos demostrado que tocamos el balón con clase, garra, técnica y elegancia, -un ingrediente muy de nosotras-  anotamos goles inimaginados al igual que “ellos”.
¿Por qué cuando nosotras fichamos para un equipo de alcurnia no nos pagan las mismas cantidades que a los hombres?  Como sociedad seguimos con los ojos cerrados, no queremos ver la evolución y los espacios ganados con esfuerzos por las mujeres, nos negamos rotundamente a aceptar que el género femenino también tiene la misma capacidad, lo que necesitamos es solamente la equidad de oportunidades, la igualdad.

Pero al contrario, la sociedad patriarcal se siente cercada día a día,  y se empeña en señalarnos como seres de inferior inteligencia, capacidad y habilidad.
Preferimos darle la máxima cobertura a la chamusca de la Copa Oro,  y no apoyar a las muchachas que están jugando el Mundial Femenino.  En la Copa Oro por citar un ejemplo, los canales televisivos cambian su programación  habitual por cubrir esas chamuscas, que cambiando una cosa por otra,  -diría mi abuela-  sólo demuestra el bajo nivel futbolístico y el grado inferior en educación y cultura que tiene la selección de Guatemala, en ese tipo de torneos de charamusca,  -¡si no ganamos en goles, por los menos peguémosles para que se lleven un recuerdo!-  ellos demuestran una vez más, el por qué, es urgente que se les niegue el apoyo y todo tipo de recursos,  ya que es necesario apoyar a las disciplinas individuales, ya que  ellas sí nos traen medallas.

O apoyar a la Selección Femenina de Fútbol.  Con una oportunidad, las muchachas del balompié nacional, demostraran de qué estamos hechas las mujeres, pero no se les prestan ni siquiera los campos de los estadios, ¡con eso digo todo!
Cuando se formó la Liga  Nacional de Fútbol Femenino, recuerdo que fue por allá del ´96 – ´97, yo cursaba el quinto magisterio de Educ. Física, y en las emisoras AM  anunciaban  el evento e invitaban a las muchachas a llamar y dejar su nombre, que serían sorteados para lograr ingresar a un equipo de los primeros en hacer  historia en el  balompié femenino nacional. ¡Yo llamé! ¡Y me inscribieron en uno! Allí anduve por dos años, sin ningún tipo de apoyo económico, dueñas y dueños de equipos hacían las cachas a costillas de sus sueldos, para pagar arbitrajes, yo como nunca tuve pisto ni para un mi chicle, tuve la suerte de que me apoyaban con mis pasajes y mis zapatos de fút.

Nos tocaba jugar en potreros. Algo muy curioso, que los pocos hombres que iban a observarlos, nos utilizaban de excusa para su diversión del día domingo, nos gritaban cada tipo de abusivés, tachándonos de marimachos y machorras. ¿Al final qué es eso? ¡Nunca lo supe! Según mi mama, mi abuela y mi papa, es una mujer que se parece a un hombre, en su forma de actuar y en su corpulencia.  ¡Pero si allí todas teníamos tetas! ¿O es que parecemos hombres porque jugamos al balompié?

¡Entonces los hombres parecen mujeres al jugar al baloncesto! ¡O también los chefs! Todo ese tipo de comparaciones, de  mal gusto, sólo sirven para enjuiciar nuestro desenvolvimiento en labores y deportes que han sigo acaparados por hombres, por la misma sociedad patriarcal, pero negados a las mujeres no por falta de capacidad, sino por  la invisible opresión. Muy sutil pero opresión al fin.
El día en que se entienda, y se tomen medidas y acciones justas, que se nos respete, que se nos apoye, que se deje de lastimar, este mundo cambiará, porque habremos llegado al nivel de raciocinio humano, y entonces podremos decir que hemos evolucionado como Humanidad y Sociedad.

Educar en que no hay nada exclusivo para un solo género –salvo la maternidad-  sino para quien tenga la capacidad, la garra, la entrega y la pasión.
Mientras tanto, seguiremos  viendo en televisión: chamuscas de equipos y selecciones masculinas, dejando abandonado y olvidado el talento femenino en el deporte rey.
Porque no sabés de lo que te perdés, de ver una mujer tecniqueando, dominando el balón,
matando una bola, realizando tiros libres, goles de tiros de esquina, dominando con el pecho,  y lanzando tremendos riflazos con el empeine, goles de chilenas, la bicicleta, y las atajadas de las porteras. Es el mismo nivel, la única diferencia es que es nula, LA OPORTUNIDAD.
El gol: anotar uno, es un deleite, una descarga de adrenalina incomparable, ¡ni con el mejor orgasmo! ¡Ya te imaginás vos en un Mundial!
En el balompié las jugadores, no se pueden dar el “lujo” de dejar de trabajar, como sucede con los hombres que pertenecen a grandes equipos,  también es una pasión para nosotras, también entrenamos,  hacemos dietas, ¡nos lesionamos! Pero la gran diferencia, es que no podemos dejar de trabajar para dedicarnos a jugar, o decir que el fútbol es nuestro trabajo, no ganamos las millonadas de los varones, y si nos lesionamos, no hay ningún tipo de seguro que nos cubra la cuarentena. A eso le llamo yo, falta de equidad, desigualdad.
Cualquiera me dirá: ¡pero Ilka el nivel futbolístico de una mujer no se compara con el de un hombre! Y yo digo: ¡tenemos las mismas capacidades, no las mismas oportunidades!
Eso respecto al fútbol en categoría de jugadoras,   y en el arbitraje estamos fritas.
Somos doblemente señalas, enjuiciadas, todo el tiempo tenemos que demostrar el 200% para que se nos crea, siempre tenemos que correr el extra kilómetro para que alguien se digne a sembrar la duda, y tengamos un punto a nuestro favor  aunque nueve en contra.
En México a María Virginia Tobar, se le lanzó al ruedo de la liga mayor –primera división le dicen ellos-  sólo para taparle el ojo al macho, sin embargo el país enviciado con una sociedad machista, no soportó que una mujer tuviera los arrestos de expulsar a jugadores, y dirigir con temple un juego de machos, prefirieron bajarla de categoría, escudados en que: “es que le falta un poco”.
En Centro América: en Costa Rica, María del Rosario,  la primera mujer centroamericana en dirigir juegos masculinos de fútbol. –Hoy en día es miembro de la comisión de árbitras de CONCACAF-.

Sin embargo en mi amada Guatemala, las mujeres dentro del arbitraje seguimos siendo catalogadas, según nuestra talla de sostén y el tamaño de nuestras caderas. Una de dos, o te tenés sexo con los caninos de las Comisión Arbitral, o te envejecés en categorías menores. No hay opción alguna para que  seás árbitra central en primera división y liga mayor. Aunque supe de dos ancestras, por allá de la década de los 70´s, que sí trabajaron algunos juegos en liga mayor.

Si te miran pilas, te dicen: “te ayudamos pero de asistenta”,  árbitra de línea, pero hasta allí. Osea no te están dejando ejercer tu derecho a la aportunidad, sino que te están ayudando, encima, tenés que aguantarte, el   que griten a grandes voces  que te ayudaron. ¿ Y entre ellos? ¿Se ayudan o se dan  oportunidades?

Las mujeres árbitras en torneos olímpicos y mundiales no devengan ni la quinta parte del salario de los hombres -cosa general- ¿Por qué? si hacen el mismo trabajo, corren 90 minutos dentro del campo, realizan las pruebas físicas, médicas y teóricas. que no me vengan con que el nivel de juego es inferior.

Otra cosa, a nosotras no se nos deja trabajar en ligas masculinas, en categoría mayor,  y quienes lo logran son presionadas hasta que se les obliga a “tirar la toalla”, aunque no  hay ninguna regla escrita que diga que se nos tenga que negar esa oportunidad, pero allí va lo curioso, los hombres sí pueden dirigir juegos de  mujeres, sin ningún tipo de reproche. ¿Por qué será?
Pero el mismo sucio y oscuro machismo que domina nuestra sociedad, las mujeres somos condenadas a brillar en sótanos,  el patriarcado todavía no está preparado para vernos brillas al aire libre,  tiene pavor de vernos extender nuestras alas como mariposas, le huyen a la realidad, y es esa: que las mujeres somos buenas en lo que hacemos.

Somos inteligentes, con un alto grado de responsabilidad, puntualidad, y entrega. Contamos con habilidades y capacidades,  dignas de explotar.
Pero para eso necesitamos cortar de raíz conductas opresoras,  y en ellas tomo en cuenta a muchas mujeres, que tienen el mismo “pensar” que un hombre-macho, aquí la cosa es en equipo de lo contrario no vamos a avanzar como humanidad.
Pero mientras eso sucede, yo me quedo aquí, emocionada con la pasión  más añeja de mi vida EL BALOMPIÉ. Deseando que en un futuro nuestra selección y nuestro equipo arbitral nos  represente  en este tipo de torneos.
Ilka Ibonette Oliva Corado.
Junio 26 de 2011.
Estados Unidos.

3 comentarios

  1. inthegoddadavida

    “El día en que se entienda, y se tomen medidas y acciones justas, que se nos respete, que se nos apoye, que se deje de lastimar, este mundo cambiará, porque habremos llegado al nivel de raciocinio humano, y entonces podremos decir que hemos evolucionado como Humanidad y Sociedad”. Este parrafo puede muy bien ser el colofon a toda la problematica, que rodea el trato discrimiatorio y humillante que, genera el machismo hacia las mujeres en todas partes y en todas las sociedades del mundo.

    Entonces, solo entonces, nos podremos deshacer de las actitudes dictatoriales-machistas de los Blatters, los Berlusconis, de las elites que gobiernan el mundo, hombres y mujeres por igual.

    Live, love, hate and keep fighting.

  2. Sabe que pasa…

    Es que Mexico no esta en ese mundial, y como los medios masivo aqui son controlados por ellos, pues no hay interes.

    A Gringolandia el Soccer no les importa, creen que la MLS es un negocio no un deporte, como no es ni la centesima parte del beibol, entonces les vale.

    Alla en Guate yo ayude a un equpo de mujeres, desgraciadamente les decian las bestias, eren super feas, una que parecia mas hombre que yo, hasta tenia barba y bigote era la goleadora.

    Entonces como que no muy va…

    Saludos

  3. Hola Ilka, que bueno que escribiera sobre este tema de la discriminacion de la mujer, es agradable encontrarse alguna vez con una arbitra central, dejeme contarle una pequeña anecdota, estabamos juagando una final de futbol de ascenso y teniamos una arbitra al centro del campo y como usted dice le decian toda abusives habida y por haber, a mi me parecio muy atinado que fuese mujer la que dirijiera, sin embargo debido a todas expresiones mediocres de nosotros los hombres ella se enojo, de manera que cuando el delantero del otro equipo arremetio contra mi porteria sali a achicarle y el salio volando ella marco penal y yo me acerque le pregunte porque y me saco roja directa, en ese momento obviamente me encachimbe pero ni modo asi fue y ella tenia la ultima palabra. le cuento esto porque como igualdad de derechos siempre hay algunos que perdemos el piso y luego solo nos desquitamos. pero ese es solo un ejemplo la verdad es que la mayoria de las veces somo nosotros los hombres los que denigramos a las mujeres olvidando con esto que el ser mas amado que tenemos en la vida es una MUJER. y estoy con usted las mujeres si juegan con mas elegancia que los hombres… aun idolatro la forma en la que jugaba Mia Ham, que Messi que Cristiano ni que ocho cuartos, ella si era brillante.

Deja un comentario