¡Del poder al suelo raso; por pensar con la de abajo!




Con su “dedito” acusador… 

¡No sólo! ¡Sino que también! Osea: aparte de quemarle la canilla a la esposa también procrea y de ribete se hace la bestia y niega dar el apellido al ishto! ¡…uta ma…! ¡Qué hombrecito resultó ser el culey del exgoberneidor Chuacheneguer! Pero yo aquí no vengo a tirar piedras, porque en este mundo traidor en donde nada es verdá –y abunda la mentira- y nada es mentira todas y todos tenemos cola que nos machuquen y quien esté libre de “pecado” -¡no vaya a gritar salvada/do por favor!-  que ya no se confiese. ¡Aquí el que no ha fallado fallará así que calladitas/tos nos miramos más bonitas/tos!

¡Y deai! ¡Fue a ritmo de marimba que el hijo de rota bailó durante una década! Para mí que le estaban dando para sus chicles desde antes… ¡Y yo ardida porque no tengo quién me dé!- 

Yo no vengo a defender el papel de la esposa abnegada, porque ahí donde se la miran, ha de ser igual de racista que el marido, de aquellas típicas gringas que a las que les trabajamos en el servicio doméstico –y específicamente latinas- nos ven como las ignorantes que no  pensamos, no sentimos y para lo único que servimos es para limpiar los baños en donde ellos se sientan  -pero ahí está que la chapina le demostró que también bailamos ¡la sopa de caracol jey! Como si fuera gracia verdad-. Bueno ya hablando en serio, ayer le decía a mi hermana: “¿vos Pelu y si va resultando que la otra es de Guate?” ¡Y dicho y hecho!

¿Es que muchá no les he contado va? Pues resulta que aquí en la nación number one del: capitalismo, despotismo, racismo e imperialismo,   los que más salen en los noticieros son los guatemaltecos, ¡y no crean que de presentadores! Hasta pena da ver ya los noticieros, -aparte que son lame trastes  y camaleónicos según el son que les toque papi capitalismo así es la noticia que dan-. “¡hombre le pega a su esposa en la calle y la arrastra por la avenida Michigan!” ¡Tas guatemalteco! “¡se pasó el semáforo en rojo y cuando la policía le quiso poner multa, se dio a la fuga!” ¡Tas guatemalteco! “¡Un fulano se orina sobre las rosas del jardín del parque Milenio!” ¡Tas guatemalteco! ¡Y cuando los enfocan con las cámaras, todavía andan de brincones! “¡Fulana se roba un celular de la tienda tal!” ¡Tas guatemalteca! En muy raras ocasiones sale gente guatemalteca en los noticieros haciendo cosas buenas. Claro está, no es la mayoría, pero  …uta ma…  aquí pagamos justos por pecadores, con todo y todo, yo no niego mi identidad ¡soy más guatemalteca que los tamalitos de frijol camagua y el atol de masa!

Lo  bueno de ésta noticia  del concubinato, ¡es que Guate está en los ojos del mundo! ¡Ojalá aumente el turismo! ¡Lo malo es que las  mujeres no llevarán a sus hombres pensando que allá les vamos a dar baje! A ver si no nos resultan despidiendo en gringolandia a todas las guatemaltecas que trabajamos en el servicio doméstico, ¡pensando que también les vamos a salir trajineadoras de toros sebucanos!  Hay que admirar la valentía de la concubina, miren que echarse un hombronazo de esos a la olla quiere sus ñeques, todo aquello es  puro músculo –y diría una amiga: y la mechitía de miseria-.

No juzgo a la concubina, -mi paisana- ella habrá tenido sus razones para hacerlo, movida por el amor el placer, eso sólo ella lo sabe. Y de honestidad, fidelidad y las otras hierbas no tengo autoridad moral para pelar.  ¡Al que me dan ganas de capar! ¡Es al hijo de rota ese dos caras! Porque si algo no soporto en esta vida que la gente quiera dar cátedra de modales, moralidades y ética. Aparte de racista el desventurado, porque mientras estuvo en su puesto de trabajo, hizo micos y pericos, firmando leyes en contra de toda aquella persona que entrara sin documentos legales al país capitalista, señalándoles de: ladronas, deshonestas y sucias.

 ¿Y él entonces? ¿El poder y el dinero le quita lo insolente, lo traidor y lo dos caras? Muy en tu mansión, carros de lujo, cuentas bancarias llenas a reventar de dólares, fotos y cámaras de televisión,  aplausos y chaqueteaderas: dónde te pongo que no te de el sol, y para resultar al final: ¡un hijo perdido de la Llorona en toda la extensión de la palabra! Yo aquí no lo acuso de la traición en su hogar, yo aquí pelo indignada, el valor de ese mamarracho, de señalar a la gente indocumentada como ladrona, sucia y deshonesta,  por el simple hecho de arriesgar la vida y cruzar fronteras en busca del sustento diario. Ese es el único delito de quien emigra  sin
documentos: salir en busca del sustento. Para que venga otro pelele que sentado en el trono, se dedique a señalar y de inquisidor también deporte a gente inocente. ¿Moralidad, ética, justicia, lealtad, honestidad? ¡Deme dos para llevar de cada una por favor!

Pero es que no solo es él, el hijo de rota, mirá dónde está el otro rufián, que saliendo en pampa de un hotel de cinco estrellas le quería dar baje a  una de las mucamas del hotel, osea: ¿qué les pasa a los hombres? ¿Creen que nos pueden tomar cuando ellos quieran? ¿Creen que andamos con la misma urgencia de sexo? Aclaro, no generalizo, porque después me salen por ahí Magdalenos en lloradera e indignados.  Pero el tipo del fondo del pisto del costal internacional, andaba urgido, -¿Por qué no se masturbó mejor?- y como animal salvaje se lanzó sobre su  presa, con toda su fuerza física, para poseerla en el mismo lugar en donde la tiró al suelo.  ¿Qué pensaba hacer después? ¿Acusarla de que le intentó robar la billetera? ¿Decir que era indocumentada? ¿Pagarle como cual trabajadora profesional en las cuestiones de alcoba? ¿Darle las gracias? ¿Esperar por  la segunda vuelta? ¡No quiero imaginarme qué hace con sus  asistentes domésticas! Y después dicen que somos la gente pobre, la de las oscuras capas de las divisiones de las clases sociales, quienes no tenemos modales, quienes violamos, asaltamos, y hacemos barbaries. –Que también hay de todo-.

Esa gente con: educación refinada, multilingües, millonetas, hiperfifís, quieren y piensan y se sienten con el derecho de poseer a la gente cuando se le da la gana, ¿como si del tiempo de la esclavitud se tratara? En pleno hotel de cinco estrellas,  bañados con jabón fino y rociados con lociones caras, ¡lo animal no lo pueden ocultar! ¡El asco de representar a un sector pudiente! ¡A los escogidos y acomodados entre la nata de los ladrones con título y permiso internacional!

Claro está que entre más queremos ocultar nuestros pecados, lo sucio de nuestra naturaleza humana sale a flote atestando con su hedentina  los alrededores. No hay dinero, ni poder, ni lujo que logre repellar nuestra naturaleza de animales; abusadores, prepotentes, aniquiladores y, ¡traidores por excelencia!

Y por si fuera poco, ya no es noticia,  por lo menos no tan alarmante: las redadas masivas y silenciosas que ha ordenado desde hace dos años el Nobel de la Paz  que preside la nación Yankee, eso ya no asusta, ni inmuta, ya no llama la atención: la injusticia se ha vuelto tan común, como la violencia en que vivimos.  Ya no inmuta la cantidad de personas que mueren en los desiertos, en las fronteras tratando de entrar a este país a buscar el sustento. No llamó la atención la niña de 8 que  fue  violada por coyotes en México. ¡Una niña  salvadoreña de 8 años violada y torturada con alfileres y agujas  por coyotes! Eso ya es pan de todos los días, qué más da, era una niña latinoamericana,  una indocumentada, no hay  que perder tiempo en informar y mucho menos en castigar a los culpables.

Como  tampoco fue noticia las 29 vidas segadas en Petén, apenas  las mencionaron en un programa de esos amarillistas, pero ahí murió la flor.

No sé cuánto tiempo más dure la espumarada de Chuacheneguer y el otro animal medio domesticado  del fondo del costal del pisto internacional, pero lo que sí preocupa e indigna son las redadas masivas y silenciosas que se realizan a diario en esta enorme nación, en donde separan familias  inocentes. De eso mejor no hablar, es caso que no compete, la situación de la gente emigrante indocumentada  solo es importante cuando de mano de obra barata se trata,  por lo demás, también sirven de desahogo sexual  para el patrón blanco, regresando con esto a los tiempos de la esclavitud en la versión –blackberry- más moderada.

Lo único rescatable de todo este lío es que ese par de caninos se echaron su colorón de promiscuos, y el tatuaje que solitos se hicieron no se lo quitarán ¡ni echándose cal!

La concubina si salió más pilas que la autora del libro: “Siendo puta me fue mejor”. ¡Guatemalteca tenía que ser y encima fifí!   Aquella no se fue por las ramas, calladita la boca se echó al hombre a la cama  durante sepa cuántos años,  viviendo bajo el mismo techo, sin mayor aspaviento; (cosa que no aplaudo)  mientras que  la otra cleta del libro,  daba las posaderas por un mísero trago de licor de bar en bar… con todo y su cuerpo de modelo de feria de pacotilla, su carrera universitaria… y sus vanidades de mujer plástica, ah  y su trompota de coche,   vaya que hay cletas de cletas…  ¡y encima dice que las demás somos feas! ¿Por no dar las nápidas a cambio de un trago? Como diría mi abuela que en muchas ocasiones: ”el estudio embrutece”, y con la famosa del libro no fue la excepción.  
Ilka Ibonette Oliva Corado.
Mayo 18 de 2011.
Gringolandia.

5 comentarios

  1. Talvez la Srita. Oliva solo lee periodicos mexicanos.
    O sera que todos los conterraneos que viven en Illinois son “abusadillos”?

    Tambien hay cosas positivas en USA.
    Para muestra un boton (mejor dos:
    En California hay un par de paisanos (porque nacieron en Guatemala: Una es congresista y el otro recien gano el Premio Pulitzer (compartido).

    Sobre alguien que dijo que la ex-empleada domestica habia mejorado la raza, seria bueno que fuese al siquiatra para que le ayuden con el complejo de inferioridad.

    Asi es como se crean los estereotipos.

    Mariano Galvez

  2. Leyendo en la Prensa Libre el sin fin de comentarios que genero la noticia me dio risa este: -Ay usted señora ya jodio la raza echandose a este bruto tan feo encima!jajaja-

    Lo que si es cierto que no hay nada oculto que se se sepa tarde o temprano. Arnold busco lo que no encontraba en su aristocrata esposa en su empleada. Las comoplicaciones que se le vendrian encima este ni se las imaginaba.

    Yo escuche por ahi que este señor es muy amable con los hispanos, pues se nota verdad? jajaja Yo creo que meterse en politica ya es otra cosa y como dicen por ahi,”no hay que escupir al cielo porque te caera en la cara.”

    Juan Alberto.

  3. je,je,je es que no solo es lo fisico las latinas tenemos nuestro encanto y como diria un amigo n por estudio se les pega lo cariñoso, sensual, bailador, encantor, a las gringas….
    pero ni modo somos notici internacional y de que manera. Como siempre digo todo trabajo es digno !!

  4. thehorsewithnoname

    Y…la lista es larga y sigue; no seran los primeros ni los ultimos que caen victimas de sus vicios que, el poder les otorga y conciente, pues al final aunque caigan como ratas enmohecidas por la corrupcion de sus almas, terminan casi siempre por, virtud del mismo poder, ocupando posiciones a donde solo los del alto pelorraje pueden aspirar y llegar: Spitzer y Wolfowitz son dos claros ejemplos. Lo triste y hartamente despreciable de todo esto es, que estos especimenes son los que arroganmtemente nos imponen como, ejemplos de virtud,moral y etica a seguir. Como si fueran estos incuestionables dioses en el pinaculo del cielo.

    Buen trbajo Ilka, me encanta tu satira.

  5. Ya vi la foto de la señora, y la verdad… me gusta mas la Shriver.

    Siendo analíticos… si yo hubera sido Jardinero en la casa de los Schwarzeneggers, talvez Ms. Shriver me hubiera dado un tirito… no?

    Pero ni modo, la vida esta llena de sorpresas, sorpresas de ta la vida… eso como que me suena que fué de otro blog que relei hace un rato.

    PS

    Viendolo desde un punto positivo, ya esta mejorando la raza en Guate…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.