A propósito de…

…El videíto y el festival del pene.

Y es  que me encanta y no deja de asombrarme lo cuadrada que tenemos la cabeza aún las y los guatemaltecos,  nos llevamos el primer lugar si de competencia se tratara. Con nosotros no funciona –ni con jarabe- aquello de Open Mind. En ciertos temas todavía los consideramos tabús, (¿o tabúes en plural?) y no tiene nada que ver con el grado de escolaridad, pienso que  es aceptable hasta cierto punto el pretexto de: que vivimos en una cultura de represión, para que no expresemos o hablemos relajadamente de esos temas, escabrosos.

Entonces preferimos no hablarlos públicamente, o bien solamente dentro de las famosas cuatro paredes,  allí bajita la mano murmuramos sobre; la virginidad, los orgasmos, (de machos y hembras) la excitación,  y el nombre por el cual llamar simbólicamente  -o cariñosamente- al pene y la vagina. Me imagino que ahorita  se te vinieron mínimo cinco nombres por los cuales vos los llamás.  –Va mandáme un correo y hacemos un glosario y lo publicamos en el blog chis la droga -.

 Pero es curioso el punto, insisto –parezco chichicúa o chichigua pues-  no lo hablamos públicamente, por ejemplo con amigas y amigos, y si lo tocamos es superficialmente, uno: porque Dios nos guarde pesarán mal de nosotras, si somos mujeres dirán que somos de la vida alegre,  y aquí viene la doble moral,  que pretendemos aparentar y reprimir hasta nuestros puntos de vista al respecto. Pero lo que me llama poderosamente la atención es que todas, ¿todas? ¡Sí todas! –o su gran mayoría pues-  tenemos curiosidad al respecto, o vivenciamos ciertas  situaciones, pero no las hablamos –porque estás en tu derecho y tu intimidad es solamente tuyaaa– porque si se llegan a enterar entonces te descomulgan –como si pecado fuera vivir- o bien las calladitas y mosquitas muertas, están listas para lanzar las piedras a las otras salidas que sí se atreven a expresar, pero al final del día, venimos a caer en lo  mismo, todas formamos parte del mismo mar. Calladitas o sumisas, atrevidas y expresivas, todas por igual, gozamos del placer carnal, de ese placer mundano, de ese placer sucio, -diría un amigo mero cuadrado en cuestiones de religión y con doblete de moral-.  

Y dos:  si sos hombre porque antes de cualquier cosa sos macho pero bien macho, entonces si te atrevés de hablar del tema será para nunca quedar mal, para ser siempre el dominante en cuestiones de alcoba, el que siempre vence, el tigre… en mi vida yo he escuchado a un hombre decir -y aunque sí le haya sucedido- porque su Ego y su orgullo no se lo permite, eso de: “es que no la pude complacer en la intimidad”  aunque el tipo haya quedado como toda su cara con la chava, nunca lo dirá,  si bien se limitará a pedir disculpas a la pobre embaucada, y allí morirá porque del tema ya no se hablará,  por vergüenza, por temor, no sé, por muchas razones, pero tampoco se buscará solucionarlo. Si se atreve y piensa que puede ser un clavo de salud, entonces tímidamente y a empujones irá al médico y quedito hablará en susurros con el experto en ese tema.

Me dijo una amiga un día: “es que vos, uno te mira y te escucha hablar y se imagina que sos revivida y que despedazás a los pobres hombres”  y no soy revivida, -digo yo- sí he vivido que es distinto, pero tampoco reprimo mis emociones, y hablo de esos temas pecaminosos  con la misma soltura con que hablo del clima, y eso lo lográs cuando hacés a un lado el morbo que envuelve todo y le da connotaciones distintas, si lo desaparecés olvidáte, estás hecha- hecho,  porque verás las cosas de distinta forma  sin ese doble filtro, directo y sin contaminación. 

Púchica dirés vos, ¿y ahora qué le picó a la Ilka?” Ahora voy a lo que te truje chencha,  en un pueblo en el templo de Tagata, prefatura de Aichi, Japón;  se realiza un curioso festival, el templo es conocido coloquialmente como “el templo del pene” y cada 15 de marzo se realiza una conmemoración para celebrar  el Hounen Matsuri  que tiene suma importancia en la fertilidad. Leí la nota, y la publiqué en mi página del jetabook, quería saber quiénes se atreverían a comentar y qué comentarían públicamente al respecto, muy pocas personas lo hicieron al pie del enlace,  me causó gracia el morbo con que se manejó, fueron contadas las mujeres que se atrevieron a publicarlo en sus páginas también. Pero mi bandeja de entrada de mensajes privados en mi jetabook, por poca colapsa, allí si se destapó la mara,  escribiéndome lo que pensaban de la celebración, yo les invité a  que lo hicieran públicamente pero no se atrevieron.

Tan solo una mujer fue la que comentó sin morbo y escribió “por lo menos en un lugar del mundo se le da la importancia al pene respecto a la fertilidad y no como placer sexual” y al final es ese el tema central de la celebración en ese pueblo: la fertilidad. Tan cabeza cuadrada somos que los hombres  cuando sus parejas paren, niñas y no niños, las culpan a ellas, siendo ellos los encargados de definir el sexo del bebé, para dar un ejemplo verdad. Pero alguien dice en voz alta pene y será rodeado de miradas y murmuraciones, y si es mujer pobre ¡ya valió pura estaca! Si estaba soltera ya no consiguió marido, y eso solo por mencionar la palabra ya te imaginás si a la pobre se le ocurre contar lo que hace con el volado. Bueno si lo cuenta y hay hombres entre los escuchas, muy probablemente le den algo más que el número de teléfono, y si hay mujeres, se cuidarán de que sus parejas no escuchen  la exposición de la fulana.

Ese fue uno de los dos enlaces que compartí y el segundo fue un videíto, que  también lo mandé por correo electrónico a ustedes y subí al jetabook. ¿Por qué lo mandé? Sabía perfectamente que era campaña publicitaria de ese riquillo de mierda, el mismo que nos clavó privatizando GUATEL.  En ningún momento quise ayudar con la publicidad consciente o inconscientemente, ¡nel muchá  me extraña!, yo no prostituyo mis ideales, yo soy del pueblo y para el pueblo, tuve la dicha el honor y el privilegio de haber crecido en los arrabales, y mi sangre es roja y no pretendo cambiarla por la azul.

Públicamente nadie comentó en mi jetabook, pero de igual manera un resto de  mensajes privados en mi buzón de igual manera sucedió en mi correo electrónico.
Y eso quería, logré mi cometido, saber la opinión de ustedes al respecto. ¿Pero por qué no hacerlo públicamente? Ya sé, ya sé, por la represión…  No hubiera resultado igual si les mando un correo y les pregunto: ¿muchá qué opinan del video del aquel hijo perdido de la Llorona? Tal vez ni me hubieran contestado,  por eso fue necesario mandar la prueba del delito y esperar la hipótesis y finalmente la sentencia que ustedes darían.

El video nos da en la cara, -ya sé que tiene mil mensajes subliminales,  con dobles objetivos, verdades a medias si querés llamarle-  porque  hay muchas verdades. Y me hizo recordar cuando escribí la inseguridad la fomentamos todos: http://ilkaoliva.blogspot.com/2010/07/la-inseguridad-la-fomentamos-todos.html
En aquella ocasión me lanzaron piedras cibernéticas a mi correo electrónico, más sin embargo muy pocos comentarios en el blog, me acusaron de no tener derecho de hablar de Guate, si yo no estaba viviendo allí, eso si me dolió, pero comprendí que era lo más obvio que podía recibir a cambio cuando alguien habla de la verdad. Y eso hice yo, hablé de la verdad, y por supuesto les dolió a muchas y muchos, porque sabemos que Guate está pisada porque nosotros la tenemos así, no hay vuelta de hoja, es culpa nuestra, porque igual  es culpable quien lanza la  piedra  y esconde la mano como quien se hace el que no vio nada.

Lo lindo de ese video es que con imágenes nos muestra lo animales que somos con el país,  “no orinar en lugares públicos” y tas sale un señor meando bajo la sombra de un palito en El Trébol, (si mal no recuerdo atrás de la estación de Bomberos en esa parada de buses)  y los mirás vos todos los días, en cualquier lugar, es más vos mismo lo has hecho, más cuando andás con tus tapis…

La luz amarilla del semáforo es para prevenir y tas, acelerás el carro, tu moto o tu bicicleta, patineta o patines, acelerás y te pela que sea prevención, vos vas apurada –do  y que se aparten pues porque ni a patadas te vas a detener, ¿va y qué decís de los que nos pasamos los semáforos en rojo? Todos lo hemos hecho. De dar mordidas a la policía, con tal de no hacer el clavo más tardado preferís pagar va, andás con licencia vencida o sin licencia, y es tu responsabilidad, pero igual sabés que hay solución pronta, y es la mordida,  de robar lapiceros en la oficina. El video nos dice la verdad. ¡Y nos duele! Porque nos dan hasta debajo de la lengua. Porque todas y todos formamos parte de ese círculo vicioso.

Yo les invito muchá  a que sí hagamos caso del “eslogan” de ese riquillo de mierda y lo utilicemos, RETOMEMOS EL CAMINO,  busquemos la Guatemala de Árbenz, de Otto René Castillo,   entremos en cintura y busquemos la Guatemala de Myrna Mack, de Robin García, de Rogelia Cruz, la Guatemala de  la infancia que trabaja en las calles en los semáforos, la Guate de los niños que pican piedra, démosle vuelta a la tortilla y no utilicemos el “retomemos el camino” como una ofensa o forma de babosearnos, no, utilicémoslo porque nos urge encontrar la Guatemala  de Monseñor Gerardi, tu Guate la mía, la Guate de todas y todos.

¿Y cómo lo vamos a lograr? No hay de dos sabores hoy muchá, la única forma es con honestidad, sé honesta- to, en tu casa, en tu comunidad, en tu trabajo. Sé responsable con tus actos, somos un grano de arena sí, pero la playa no existiría sin ese grano, porque es necesario de ellos está formada.

De la misma manera muchá, todas y todos somos Guatemala, retomemos el camino y vamos en equipo en busca de la Guate de los desaparecidos, de los torturados, de los asesinados vilmente, de los soñadores, la Guate de nuestros antepasados, de nuestros abuelos, de nuestros padres, tú Guate y la Guate que le vamos a heredar a las generaciones venideras.

YA sabemos de sobra que en Guate no existe la política limpia –en ningún lugar del mundo- y todos los que están trabajando en el año electoral están buscando un hueso, saboreando el tamaño de la mordida, de la tajada, de la embolsada que se darán con el impuesto del pueblo.

Te aseguro que si el salario de la gente que trabaja en el gobierno, -en todos los niveles, comenzando por el presidente, congreso y el resto de tranzas- fuera el mismo del que gana un maestro de escuela pública, ningún hijo perdido de la Llorona se lanzara por el hueso. Si no hubiera manera de robar y hacerse millonarios de la noche a la mañana, tampoco pelearían  por los huesos. Allí no se salva nadie, porque quien no es corrupto –que todos lo somos porque ya dije porque nos hacemos los locos-  se vuelve, al ver la facilidad con que se puede robar. Así que
hacé de cuenta si querés, que ese video fue lanzado por el candidato al que vos le vas, quitále el apellido del riquillo y ponéle el que vos querrás, y difundílo, no lo guardés, no lo borrés, si querés mandá un mensaje allí con tu punto de vista, e invitá a la gente que también comente al respecto, para mí fue lindo y motivante leer sus puntos de vista en mi correo.

Va un  reto a las aguas, a que todos y todas busquemos aquella Guate que perdimos hace mucho tiempo, no está muerta no, vive, respira, siente y le duele, nuestra indiferencia, nuestra mediocridad. ¡Un beso y un abrazo mis amores!
Ilka Ibonette Oliva Corado.
Marzo 19 de 2011.
Gringolandia.

2 comentarios

  1. Me parece oportuna tu reflexión, en Guatemala pasamos por un momento abruptamente crítico, en donde nadie de la clase social piensa que pueda tener salida.
    A diario vemos cientos de asesinatos, miles de robos, secuestros y bla bla bla… así podría seguir enumarando.

    Y día tras día culpamos al gobierno de su ineficiencia al tratar de frenar estos actos, es cierto, ellos no actúan como deberían de serlo, pero, nosotros tambien tenemos la culpa. Nosotros también colaboramos, hoy por hoy, en todas las familias -hasta en las mejores familias- los hijos le roban al papá y la mamá, entonces que esperamos que pase en la sociedad.
    La ambición al dinero y al poder nos han corrompido, es nefasto ver como nuestra Guatelinda, con el paso del tiempo se hunde en la miseria, la delincuencia y el hurto.
    Siiii, yo se que muchos diran, bueno y este quien se cree para hablar así; señores, soy un guatemalteco como todos, un jovén, con sueños e ideales, pero que de a poco nota que estos se truncan, en donde los viejos y “riquillos” hacen y ponen al que quieran en un puesto para así lograr cumplir sus intereses.

    Por favor, colaboremos, si tu actuas bien, si yo actuo bien, esto se puede cambiar.

    BASTA YA DE LA GUATEMALA QUE TENEMOS.

  2. Sin duda que razones existen para de alguna manera justificar nuestro atrazo o subdesarrollo en casi todos los aspectos. Sobre todo en lo politico, ecnonomico y cultural que son factores determinantes en la idea de una nacion. Desprovistos o incapaces de cocretizar esa idea (nacion) recurrimos como opcion a todo aquello que nos parece mas comodo y que no implica mayores sacrificios: la indiferencia, la apatia, la ignorancia en muchos casos voluntaria, el cinismo, que, como logica consecuencia resultan en la mediocridad; el signo de los pueblos destinados a ocupar el ultimo lugar en la fila.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.