Se apagó la luz de tus ojos "Che".

Se apagó la luz de tus ojos: azules como un cielo desnudo de verano. El silencio calló tu voz: de poeta argentina, de cigarra cantora, de mujer, de madre, escritora, pintora y amiga.
Se ha ido la argentina más guatemalteca que he conocido: Ana María (Che) Pedroni Chautemps.
Fue en marzo cuando te conocí hace tres veranos, leí una entrevista que te realizaron en la Revista Domingo; nunca había leído a una persona extranjera expresarse así de Guatemala, inmediatamente “me echaste a la bolsa” (como te lo escribí después) el amor tan profundo que sentías por Guate, me cautivó y entibio el frío invierno que yo vivía en aquel marzo de 2007.
En la revista aparecía tu correo electrónico y te escribí para agradecerte tanto amor a tu segunda patria. Recuerdo que te traté de usted, pero inmediatamente me respondiste con el punto y seña de no tratarte de usted sino de : vos. ¡Me alegró!, ¡eras era una de las mías! ¡O mejor dicho yo era una de las tuyas!
Mandaste al Ana María por un tubo y me hiciste parte de su clan, de tus pollitos pelucos recién nacidos y me sugeriste: ¡para vos soy Che!
Desde ese marzo han pasado ya varias tempestades emocionales en mi cabeza, entre la nostalgia, la desesperación y la desesperanza me dio por escribir y reinventar otra forma de expresar mi encierro en éste país, las lágrimas ya no eran suficientes.
Entablamos una amistad vía correo electrónico, y te compartí: De los aguaceros de mayo y el sopor de la melancolía. Un escrito que tiene mucho de mí y de mis nostalgias pueblerinas. Lo escribí en cuarenta minutos y sin darle una segunda leída te lo compartí. Lo leíste en un santiamén y me respondiste con un: ¡Ese de la Martina mató mil! ¡Te encantó! Y desde entonces mandaste al Ilka por un tubo y me convertiste en tu Martina.
¿Qué tendría en común una mujer de 79 años y una de 30? Mucho más de lo que imaginábamos. El carácter, la personalidad, (aunque nunca supe si eras tan voluble como yo) haber nacido con dos días de diferencia: ser del signo de Leo era más que suficiente. Amantes de la voz del campo, el zacate y la justicia. Herederas de un único canto: la voz de los de abajo.
Siendo “La Che” que sos, ¿cómo pudiste dedicarme más de un correo electrónico? Con el tiempo contado con tanta actividad en tu que hacer laboral ¿Por qué leías mis escritos y los corregías? ¿Por qué los compartías con quien se te pusiera enfrente? ¿Por qué, por qué? Tal vez porque vos sabías interpretar muy bien aquello que dice: expande la escuela.
Tal vez porque sos una revolucionaria por convicción y decisión. Poeta, escritora, pintora, maestra…
Tu hijo Sergio me  escribió ésta mañana. Minutos después lo leí en varios periódicos de la nación y en otros argentinos. La noticia de tu partida; no es sorprendente que cientos te lloren, porque a cientos ayudaste y cobijaste. Desde el esposo de la panadera al que le dabas clases de inglés en tu casa y te pagaba con una tira de pan francés, hasta a ésta heladera que ahora te escribe.
Hoy al saber que te has ido de la vida terrenal, caigo en una especie de reflexión y digo: quedó en veremos el compartir una taza de Mate en el jardín de tu casa. Quedó en veremos tomarnos una foto juntas. Quedó en veremos conocernos personalmente.
Se ha ido la poeta pero quedan sus poemas, se ha ido la escritora pero quedan sus libros, se ha marchado la maestra pero quedan sus enseñanzas, se ha ido la pintora pero quedan sus obras, se ha ido la madre pero queda su sangre, se ha ido Ana María pero queda inmortalmente “La Che”.
En marzo te conocí y en marzo te despido. Te fuiste en un caluroso verano, bordado de jacarandas y alfombrado con corozo, con el canto de las chicharras que lloran hoy tu partida.
Desde el norte te digo: ¡hasta pronto! El abrazo, la foto, el Mate y las canciones de trova las compartiremos en el más allá… cuando me toque surcar en la otra vida mi camino.
Ilka Oliva Corado
Marzo, lunes  29 de 2010.
Estados Unidos.

3 comentarios

  1. Ana Maria Pedroni fue mi maestra de Ingles por varios años. Al verla en este reportaje de la prensa me impacto, tremendo personaje fue ella. QEPD

    Juan

  2. Ilka;tremenda eulogia la que le dedicas a Ana Maria(QEPD).Personas como estas nunca mueren cierran los ojos y se quedan velando pa siempre.
    Desde Stamford Ct.con admiracion.

Deja un comentario